Al "Chilazo"

Vuelve “La Palillona” a la pasarela

0

La palillona, Ilsa Vanessa Molina Aguirre, vinculada al desfalco del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), recobró el sábado 20-marzo-2021 su libertad, tras permanecer cinco años en prisión.

Molina Aguirre se encontraba guardando prisión en la Penitenciaría Nacional Femenina de Adaptación Social (PNFAS) y al salir dijo “es una victoria de Dios” y aseguró que más adelante dará su declaración al respecto.

El parte judicial indica que la imputada fue beneficiada a través de la etapa de pre-liberación, tras ser condenada por el delito de lavado de activos por el descalabro del Seguro Social.

La Corte de Apelaciones de lo Penal de Francisco Morazán, el 12 de enero de 2018 dejó firme la sentencia de 12 años 3 meses de reclusión para la imputada.

A la imputada se le condenó mediante procedimiento abreviado, desde el 5 de diciembre del 2016, declarándose culpable de haber blanqueado casi 10 millones de lempiras, a través de la empresa “de maletín” Insumedic.

No obstante, el abogado defensor de Molina interpuso un recurso de apelación con el que pretendía modificar la pena dictada contra la expalillona, lo que fue declarado “sin lugar”, por el Tribunal de Alzada, quien valoró así las circunstancias agravantes que planteó el Ministerio Público (MP), en el amplio expediente relacionado al caso y cuya sentencia adquiere ya el carácter de firme.

En el caso Insumedic-IHSS, el MP presentó acusación contra Molina, por lo cual en el procedimiento abreviado presentaron miles de folios de prueba documental y pericial que demostraron cómo Ilsa Vanessa Molina Aguirre participó en el desfalco del IHSS.

El delito lo cometió valiéndose de la relación sentimental que mantenía con el entonces gerente de Compras, Materiales y Suministros, José Alberto Zelaya Guevara (prófugo de la justicia).

Por su parte el Ministerio Público, al darse cuenta de la decisión del juez de dejar en libertad a Molina apelaran dicha resolución.

Los fiscales asignados al Juzgado de Ejecución presentarán Recurso de Apelación en contra de la decisión adoptada en las últimas horas en el Juzgado de Ejecución de Tegucigalpa de favorecer con libertad condicional a dos personas condenadas por lavado de activos, delito de criminalidad organizada, en el sonado caso de corrupción del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), indica un parte fiscal.

Se trata de la socia fundadora de la empresa de maletín INSUMEDIC, Ilsa Vanessa Molina Aguirre (condenada el 6 de diciembre de 2016 a 12 años tres meses de reclusión) y de su madre Ilsa Damaris Aguirre Flores (condenada el 7 de septiembre de 2020 a ocho años de reclusión).

Ambas imputadas ahora han sido objeto de excarcelación de la Penitenciaría Nacional Femenina de Adaptación Social (PNFAS), debido a que un juez de ejecución no valorara y considerada el hecho que las condenas dictadas en su contra son por un delito catalogado como de criminalidad organizada.

Conforme a la legislación penal hondureña y de acuerdo a las pruebas acreditadas en este caso por la Unidad Nacional de Apoyo Fiscal (UNAF) que develaron todo un mecanismo de sustracción de fondos y blanqueo de capitales a lo interno del IHSS, así como la adquisición de bienes con dinero proveniente de pagos injustificados realizados a través de líneas de crédito entre empresas fachadas y ese centro asistencial.

Las conductas delictivas, cabe recordar, fueron aceptadas en primer término por Ilsa Vanessa Molina que en una audiencia de procedimiento abreviado admitió haber lavado activos del Seguro Social y en segundo lugar por Ilsa Damaris Aguirre Flores que en una audiencia de acuerdo de estricta conformidad se declaró culpable.

En el caso INSUMEDIC-IHSS, miles de folios de prueba documental y pericial demostraron cómo Molina Aguirre participó en el desfalco del IHSS por un monto de 10 millones de lempiras, valiéndose de la relación sentimental que ésta mantenía con el entonces Gerente de Compras, Materiales y Suministros, José Alberto Zelaya Guevara (prófugo de la justicia), mientras que su madre puso a su nombre bienes inmuebles para ocultar su ilícita procedencia y su vínculo con una empresa fantasma.

En el contexto de estos hechos, existen agravantes y motivos para que Fiscales asignados al Juzgado de Ejecución adscritos a la Fiscalía Contra Delitos Comunes (FEDCOM), interpongan en tiempo y forma el respectivo Recurso de Apelación, ya que en esta causa no ha primado la legalidad ni prevalecido la justicia.

You may also like