Portada

Promoverán la adaptación al cambio climático de la pequeña agricultura

0

GLASGOW (Escocia). El Gobierno de Honduras firmó con el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) un acuerdo por 130 millones de dólares para trabajar conjuntamente con el fin de acceder al financiamiento del Fondo Verde del Clima (GCF, siglas en inglés) para promover la adaptación al cambio climático de la pequeña agricultura en el país.

El presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, y la directora del FIDA para América Latina y el Caribe, Rossana Polastri, firmaron una declaración conjunta en el contexto de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 26) que se celebra en Glasgow.

Los fondos suplementarios del GCF permitirían al FIDA y a Honduras ampliar el alcance del Proyecto para el Desarrollo de la Resiliencia en el Valle de Sula, actualmente en diseño y al que el FIDA contribuirá con financiación propia.

El FIDA es la agencia de las Naciones Unidas para el desarrollo rural.

El objetivo principal de esta iniciativa de desarrollo rural es aumentar la resiliencia y la capacidad de adaptación de los pequeños agricultores del noroeste de Honduras, y reducir sus pérdidas económicas y sociales debido a los efectos de fenómenos climáticos extremos (inundaciones, sequías y deslizamientos de tierra).

El mandatario firmó el documento como parte de su agenda de trabajo de este martes, luego de haber participado el lunes en la Plenaria de la COP26, donde se dieron cita más de 200 líderes mundiales para buscar respuestas a las demandas de los países más afectados con los efectos del cambio climático.

“Mi mensaje sobre Plan de Reconstrucción Nacional ha calado ante líderes mundiales y personeros de los Fondos Verdes del Clima”, destacó el gobernante al concluir su disertación en la Plenaria de la COP26.

“Hemos firmado un acuerdo con FIDA por el orden de 130 millones de dólares para acceder a Fondos Verdes”, explicó el gobernante hondureño al concluir la firma del acuerdo.

“Estamos replicando el éxito obtenido en el Corredor Seco de Honduras, así como la construcción de cosechadoras de agua, pequeñas represas y sistema de riego por goteo en otras regiones del país”, indicó Hernández.

Añadió que “esto abarca el cuido de cuencas, microcuencas y riego inteligente, así como el manejo de mercados para tener toda la cadena productiva y también la reforestación de toda la zona del río Ulúa y Chamelecón en el Valle de Sula”.

Además, “recordemos que con Eta e Iota se dieron desplazamientos en Santa Bárbara y queremos proteger estas zonas y esto se hace a través de la reforestación”, apuntó.

Por su parte, Polastri señaló que “el hecho de que los pequeños agricultores apenas reciban el 1,7 % de los fondos climáticos globales pone en riesgo no solo sus medios de vida, sino la seguridad alimentaria de naciones enteras. No solo pedimos que esto cambie, sino que también trabajamos para que así sea”.