Nacionales

Niñez en conflicto con la ley requiere una educación inclusiva

0

Una cifra de 277 niños y niñas internos en los Centros Pedagógicos de Internamiento del país, han regresado a clases presenciales en los distintos centros educativos que operan al interior de los Centros Pedagógicos de Internamiento del país.

El Programa de Educación Formal y No Formal del Instituto Nacional para la Atención a Menores Infractores (INAMI), informó que el total de la población de los centros especializados comenzó el año escolar, con una matrícula de 60 niños en primaria, 158 en secundaria y 42 en bachillerato, además de los talleres vocacionales en el área de corte y confección, panadería, carpintería, fontanería, electrónica, barbería, belleza, pintura en tela, elaboración de productos de limpieza, bisutería, gastronomía, proyectos avícolas y agrícolas, emprendedurismo y otras habilidades que les posibilite su reinserción social y laboral.

El currículo educativo que se imparte a la niñez con responsabilidad penal se desarrolla a través de programas alternativos y certificados por la Secretaría de Educación; en nivel primaria por el Programa de Alfabetización y Educación Básica para Jóvenes y Adultos (ALFASIC), en educación regular con la SEDUC y el bachillerato por el Instituto Hondureño por Educación por Radio (IHER).

Estos programas cuentan con metodologías de aplicación práctica a cargo de un equipo multidisciplinario compuesto por maestros, pedagogos, psicólogos y trabajadores sociales que se encargan de garantizar una educación oportuna, pertinente y de calidad.

Según Doris Pagoaga, Coordinadora del Programa de Educación Formal de INAMI, la educación que el INAMI brinda se adapta a las necesidades que presentan los jóvenes al ingresar al sistema especial de justicia juvenil, puesto que hay un rezago educativo debido a la deserción escolar causada por la falta de recursos económicos.

La data incluye que el 77% de los niños y niñas provienen de hogares desintegrados y viviendo en situación de pobreza extrema, el 50% deja su hogar antes de cumplir los 12 años y un 62.1% no trabaja ni estudia, según un estudio realizado por Visión Mundial en 2019, subrayó.

Agregó que a la fecha, 277 niños, niñas, adolescentes y jóvenes cumplen una medida de internamiento, en contraste a 1300 niñas y niños en libertad asistida por el Programa de Atención a Medidas Sustitutivas a la Libertad de INAMI; siendo los 87% niños y 13% niñas menores de 18 años, siendo todos supervisados para que estén activos en el sistema de educación.

Hacia un programa educativo integral

Uno de los grandes desafíos y competencias del INAMI es garantizar el derecho a una educación incluyente, equitativa y de calidad para que los niños, niñas, adolescentes y jóvenes en contextos de vulnerabilidad, con un programa modelo que mejore la condición de vida del infante en lo individual, familiar y social.

De esta manera, el INAMI con el apoyo de la SEDUC, sociedad civil, cooperantes y veedores de derechos humanos armonizan acciones para la creación de un programa especializado que responda a las necesidades educativas de los niños, niñas, adolescentes y jóvenes (NNAJ), teniendo como punto de partida, la experiencia del INAMI en el desarrollo de procesos educativos; la revisión y análisis del currículo nacional básico para los diferentes niveles educativos, además de homologar las dinámicas que se utilizan en los centros educativos del sistema público en medio abierto

You may also like