0

El microbiólogo, Humberto Cosenza, aseguró que no hay manera de evitar que la variante de COVID-19, Delta, ingrese a Honduras.

Científicamente no se ha comprobado que la variante ya circule en el país, pero se sospecha de la presencia de la misma debido a la virulencia y celeridad con la que el virus se está propagando.

Lo preocupante de que esta variante llegue es que su contagio es masivo y las personas que contraen el virus pueden presentar problemas pulmonares.

“No hay manera que podamos evitar que esa variante entre a Honduras, de hecho, hay que asumir que esa variante ya está en Honduras”, expresó.

“Lo importante ahora es asumir que la variante está aquí y tomar las medidas adecuadas para poder prevenir que sea una variante que se difunda en toda la población”, indicó.

En ese sentido, consideró que es urgente que se implementen monitoreos para detectar el virus, puede ser a través de una prueba rápida para detectar anticuerpos.

“Es mucho más fácil implementar esa prueba y poder aislar a las personas, a sus contactos y tomar las medidas preventivas del caso”, exhortó.

“La idea es evitar que la infección se propague sin ningún control y que tengamos mucho que lamentar más adelante”, manifestó.

Los médicos recomiendan que la población use doble mascarilla para tener una protección más certificada, además exhortan a la no aglomeración de personas.

Los hospitales y triajes de las principales ciudades del país están abarrotados de pacientes con COVID-19, por lo que la presencia de la variante Delta solo agravaría más esta situación.

—-Dato
Científicamente no se ha identificado la variante Delta en Honduras.

You may also like