Deportes

Guatemalteco en bádminton puso a su país en el mapa

0

El jugador guatemalteco de bádminton Kevin Cordón puso a su país en el mapa de este deporte al derrotar este miércoles al noveno jugador del ránking mundial, Angus Ng Ka-long, de Hong Kong, en los Juegos Olímpicos de Tokio-2020, pasando a octavos de final.

Cordón, número 59 del mundo, que disputa sus cuartos Juegos Olímpicos, derrotó a su rival por 22-20, 21-13, con lo que logró pasar la fase de grupos y entrar en las eliminatorias.

El centroamericano de 34 años celebró cada punto con un grito y se dejó caer en el piso cuando concretó la victoria.

Pero Cordón insistió en que no pensó en la victoria hasta que no estaba a dos puntos de la misma y jugó sin preocupaciones, “como si estuviera jugando a la Nintendo”.

“Me he dado cuenta de que si no te diviertes cuando juegas, no puedes ganar puntos y partidos”, dijo Cordón.

“No pensé sobre ganar o perder, o si estaba cerca de ganar el partido. Estaba simplemente jugando, divirtiéndome, punto por punto”, dijo.

“Contento por la victoria. Salí al partido a disfrutar y le dije a mi entrenador: voy a jugar cada punto y no voy a pensar en si lo voy a ganar o a perder. En ningún momento pensé ‘voy ganando’, solo celebrada y disfrutaba. Cuando me di cuenta estaba en el punto 19 del segundo set y me quité las ansias. Estoy más que contento con la victoria”, resumió el zacapaneco.

– Lágrimas –
Tras este triunfo, “lo primero que piensas es que vale la pena todo. Ahí dice uno, valieron la pena tantas horas de entrenamiento, el sacrificio y tantas cosas que le pasan a uno no solo como deportista si no en la parte humana; son inevitables las lágrimas, porque vienen todos esos bonitos pensamientos o cosas difíciles que uno tuvo que pasar”, añadió.

Cordón creció jugando al fútbol como la mayoría de los niños en Guatemala, pero se lanzó al bádminton, con la idea de alcanzar un día los Juegos Olímpicos, y representa ahora a su país con orgullo.

“Por supuesto, no es como entrenar aquí en Asia. Bádminton en Guatemala no es como el fútbol. Solo pensaba, me he clasificado para los Juegos, entrenaré duro y daré lo mejor de mí en cada partido y en cada punto”, señaló.

Eso fue evidente en la victoria contra el jugador de Hong Kong, ya que Cordón peleó cada punto y aplastó a su oponente.

Su padre, un loco del fútbol, le puso el nombre en homenaje al exdelantero inglés Kevin Keegan.

“Al principio, quería ser jugador de fútbol, y de pronto el bádminton apareció en mi vida. Tuve la oportunidad de ser olímpico y de ayudar a mi familia”, explicó.

– De nuevo en octavos –
La victoria de Cordón sobre el noveno jugador del mundo le sirvió para llegar a octavos, igual que hizo en Londres-2012, donde cayó en esa eliminatoria. Una victoria en la siguiente ronda le serviría para pasar a cuartos y lograr su mejor participación en cuatro presencias olímpicas.

“La razón por la que elegí entrenar y jugar bádminton fueron los Juegos Olímpicos. Alcancé mi sueño en Pekín-2008 y en mi cuarta presencia sigo manteniendo la misma ilusión, e incluso disfruto más que antes”, resumió.

“Me siento como el hombre más afortunado del mundo porque salí de una lesión muy fuerte y de un momento muy triste en mi vida con la muerte de mi hermano. Soy una persona nueva. La vida sigue y cuando se confía en Dios uno puede salir de esas situaciones difíciles”, aseguró con tranquilidad.

“En lo personal, toda la alegría es para mi familia, para mi hermano y para toda esa gente de Guatemala que me dijo que iba a poner la alarma para ver el partido. A todos los guatemaltecos que se tomaron la molestia, les agradezco de todo corazón y qué mejor que agradecerles con una victoria”, concluyó.

Si bien Kevin Cordón pudo avanzar en el cuadro del bádminton, no lo consiguió sin embargo el número uno del mundo, el japonés Kento Momota, derrotado por el surcoreano Heo Kwang-hee.

You may also like