0

El COVID-19 parecía ser una enfermedad más grave para la gente mayor al principio de la pandemia. Pero con la propagación del coronavirus desde China hacia el resto del mundo se empezó a encontrar que el impacto más cruel podía ser registrado también en personas jóvenes.

Varios grupos de científicos y médicos se ocuparon de registrar los casos para encontrar patrones, hacer estudios y aportar conclusiones que pueden ser útiles para decidir el momento del inicio de tratamiento y de las internaciones como así también a quiénes priorizar a la hora de aplicar vacunas y salvar más vidas.

You may also like