Deportes

La debacle le llega al Anderlecht y el Standard de Lieja

0

El Anderlecht y el Standard de Lieja, dos clubes de fútbol emblemáticos en Bélgica y que brillaron en el pasado en la escena europea, viven desde hace unos años con importantes dificultades deportivas y financieras.

Mientras el Brujas disfruta de la Liga de Campeones y ha llegado a empatar recientemente con el París Saint-Germain de Lionel Messi y a ganar al RB Leipzig, esos otros dos monumentos de Bélgica intentan resistir bajo la tormenta.

El Anderlecht viene de poner en marcha una reestructuración de deuda y una inyección de capital de 93 millones de euros (107,4 millones de dólares) con el objetivo de poder recuperar su lustre de antaño.

El club con más títulos en la liga belga (34) no ha sido campeón de su país desde 2017. El Anderlecht, que ganó en 1976 y 1978 dos Recopas de Europa (competición extinta) y en 1983 una Copa de la UEFA (actual Europa League), es ahora apenas un figurante en las competiciones continentales.

En los últimos años ha tocado fondo, o casi, por una combinación de resultados deportivos decepcionantes que han afectado a los ingresos. Las cuentas del club se han visto además afectadas por una estructura histórica de costes elevados.

La situación ha llevado al Anderlecht a los números rojos, con una pérdida neta acumulada de más de 63 millones de euros (72,8 millones de dólares) en el curso de las temporadas 2018-2019 y 2019-2020, según el diario L’Echo.

Desde 2017, el club pertenece al millonario Marc Coucke, una de las mayores fortunas de Bélgica.

Se ha visto obligado a proceder a una reestructuración de las deudas. El empresario, expatrón de Omega Pharma, una empresa antes activa en el ciclismo, va a anular de un golpe 51 millones de euros (58,9 millones de dólares) de deudas, entre la conversión de deudas en capital y un aplazamiento de pagos.

Para intentar poner la máquina de nuevo en funcionamiento, otros dos nuevos accionistas inyectaron 42 millones de euros (48,5 millones de euros).

 

– El Standard busca inversor –

 

La situación parece por lo tanto estabilizada, pero el club que entrena Vincent Kombany (actualmente 6º en la Pro League) se ve forzado a competir con un plantel cualitativamente modesto, con un alto número de jóvenes y de jugadores que están en préstamo.

La situación para el Standard es todavía más delicada.

Es apenas 12º en la clasificación del campeonato belga y el club de Lieja está oficialmente en busca de inversores. Su deuda estimada en 2020 se elevaba a 51 millones de euros (58,9 millones de dólares).

El empresario local Bruno Venanzi adquirió el club hace cinco años y en ese periodo la deuda aumentó 19 millones de euros (21,9 millones de dólares).

Venanzi mantuvo el barco a flote vendiendo el estadio de Sclessin a una “Inmobiliaria Standard de Lieja”. Entre los accionistas de esa sociedad figuran exjugadores como Axel Witsel, Nacer Chadli o el brasileño Edmilson, que acudieron al rescate del club.

La entidad ha recuperado dinero fresco y el Standard se convierte en el inquilino de su propio estadio, por un alquiler estimado entre 5 a 6 millones de euros (5,7 a 6,9 millones de dólares) según la prensa.

Más recientemente, Bruno Venanzi inició la búsqueda de nuevos inversores.

“Tenemos dificultades deportivas y tenemos dificultades financieras inherentes sobre todo a la crisis del covid y a otros elementos”, explica Alexandre Grosjean, CEO del club. “Bruno Venanzi está buscando colaboradores e inversores”, explicó.

El camino de regreso a la cima de este club que llegó a ser finalista de la Recopa de Europa en 1982 -derrotado entonces por el Barcelona- podría ser muy largo.