Internacionales

El gobierno afgano y los talibanes inician negociaciones de paz

0

El gobierno afgano y los talibanes inician este sábado en Doha unas negociaciones de paz, en presencia del secretario de Estado estadounidense Mike Pompeo, para intentar poner fin a casi dos décadas de guerra, pero prometen ser arduas.

Las negociaciones se han retrasado seis meses debido a profundos desacuerdos sobre un polémico canje de prisioneros entre los rebeldes y el gobierno. Comienzan un día después del 19º aniversario de los atentados del 11 de septiembre de 2011, que provocaron la intervención internacional encabezada por Estados Unidos que expulsó a los talibanes del poder en Afganistán.

Ambas partes deben encontrar la forma de “hacer avanzar al país para reducir la violencia y satisfacer las demandas de los afganos: un país reconciliado con un gobierno que refleje una nación que no está en guerra”, declaró Pompeo.

El secretario de Estado participará en la apertura de las negociaciones y después viajará a Chipre.

El presidente estadounidense, Donald Trump, cuya reelección en noviembre es incierta, está determinado a poner fin a toda costa a la guerra más larga en la historia de Estados Unidos.

Pero parece improbable que la contienda se vaya a resolver rápidamente y se desconoce la duración de las negociaciones.

– Objetivos inconciliables –
Los talibanes reiteraron su deseo de instaurar un sistema en el que la ley sea acorde con un islam rigorista y no reconocen al gobierno de Kabul, al que tachan de “títere” de Washington.

El gobierno del presidente Ashraf Ghani insiste en mantener la joven república y su Constitución, que consagra muchos derechos, en particular para las minorías religiosas y las mujeres, las grandes perdedoras de una vuelta a las prácticas vigentes bajo el yugo de los talibanes.

El tema del canje de prisioneros (unos 5.000 talibanes contra 1.000 miembros de las fuerzas afganas) previsto en un histórico acuerdo entre los talibanes y Estados Unidos concluido en febrero en Doha supuso un primer obstáculo, que retrasó el diálogo.

Después de vacilar, las autoridades afganas finalmente liberaron a los últimos 400 insurgentes y varios países, como Francia y Australia, protestaron contra esta liberación.

El enviado de Estados Unidos para Afganistán, Zalmay Khalilzad, justificó estas liberaciones el viernes desde Doha, afirmando que era “una decisión afgana difícil pero necesaria (…) para abrir las negociaciones”.

– “Blanca como la nieve” –
La guerra afgana causó decenas de miles de muertos, entre ellos 2.400 soldados estadounidenses, obligó a millones de personas a huir y costó a Washington más de un billón de dólares.

“Mi barba era negra cuando comenzó la guerra, ahora es blanca como la nieve, todavía estamos en guerra (…) y no creo que vaya a cambiar pronto”, afirma Obaidulá, un habitante de Kabul de 50 años.

“Soy escéptico en lo que respecta a estas negociaciones porque los dos bandos quieren aplicar su programa completo”, agrega este funcionario retirado.

Muchos afganos temen el regreso al poder, parcial o total, de los talibanes, que albergaron a la red yihadista Al Qaida antes del 11 de septiembre de 2001.

Sin embargo, los talibanes se encuentran en una posición de fuerza desde la firma del acuerdo con Estados Unidos que prevé una retirada de las tropas estadounidenses y la celebración del diálogo interafgano.

Catar se ha esforzado discretamente por mediar, aunque ha sido complicado por la continua violencia en Afganistán y la pandemia del nuevo coronavirus. El jefe de los negociadores cataríes, Mutlaq al Qahtani, ha destacado, no obstante, el “poder de la diplomacia”.

En 2013 los talibanes establecieron una oficina política en Doha por invitación de Catar. Después los insurgentes izaron su bandera sobre la oficina, lo que enfureció a Kabul.

El viernes, dos banderas afganas fueron llevadas al hotel de lujo que acoge las negociaciones.

Entre tanto los talibanes, tocados con turbante, esperaban junto a los periodistas y el personal del servicio de catering para someterse a los tests del nuevo coronavirus.

Te puede interesar