Chofer y cobrador abatidos por motociclistas

Nacionales .

Un nuevo ataque al rubro transporte se produjo ayer, cuando dos sicarios a bordo de una motocicleta ultimaron a disparos a un motorista y al cobrador, dentro de una unidad de transporte que circulaba en ese momento por un sector aledaño a la colonia Los Pinos, en la zona oriental de Tegucigalpa.
Las víctimas mortales de la balacera son el conductor Ricardo Martínez (27) y su ayudante Darwin Andino (18), encargados de trasladar pasajeros en el autobús con ruta Mercado-Los Pinos y con registro 080.
La primera víctima, según parientes, era padre de tres hijos y en esta semana había recibido amenazas a muerte por parte de extorsionadores que operan en ese sector oriental de la capital. Sin embargo, por necesidad había seguido manejando la unidad de transporte donde finalmente perdió la vida.
En el caso del ayudante, Darwin Andino, era su primer día de trabajo en dicha unidad atacada, con la esperanza de ganarse unos lempiras para sustentar a su humilde familia.
El atentado criminal sucedió ayer, a eso de las 3:15 de la tarde, cuando el conductor y cobrador acababan de salir de una terminal de autobuses, ubicada en el sector conocido como “Plan de Los Pinos”, con rumbo al centro capitalino.

PERSECUCIÓN

Supuestamente, los dos operarios del transporte eran perseguidos por los matones que se transportaban a bordo de una motocicleta.
En una solitaria calle, los motociclistas fuertemente armados obligaron a los encargados del “rapidito” a estacionarse abruptamente.
Luego, los pistoleros se subieron al automotor y sin mediar palabra comenzaron a disparar contra el “busero” y ayudante, quitándoles la vida de inmediato, para luego huir rápidamente con rumbo desconocido.

Publicidad

Ambas víctimas quedaron con sus cuerpos inertes dentro de la unidad de transporte, el motorista en el asiento del conductor y con su cuerpo hacia atrás, y su ayudante en un asiento aledaño, para pasajeros, con su rostro arrimado sobre una ventana lateral.
Los occisos presentaban varios disparos en la cabeza, a manera de ejecución, algo que indica que fueron rematados por los sanguinarios homicidas. Luego del ataque mortal, al sector se hicieron presentes varios agentes policiales y militares, quienes se limitaron a cerrar la calle principal de la colonia Los Pinos, para resguardar supuestamente las evidencias que dejaron los “matones” en la escena criminal.

ZONA CALIENTE
Minutos después, al mismo lugar donde perdieron la vida los trabajadores del transporte, llegaron varios de sus familiares.
Uno de los parientes aseguró que el chofer, Ricardo Martínez, ya había recibido amenazas por parte de miembros de estructuras criminales dedicadas a la extorsión de operarios que se ganan la vida en el rubro transporte.
Otro familiar indicó que el martes anterior había recibido amenazas, pero que “la misma necesidad de mantener a su familia” lo obligaba a seguir laborando como motorista de autobuses.
Por su parte, el cobrador Darwin Martínez (18) era conocido en el rubro transporte como “diyero” o persona que se gana la vida con oportunidades diarias en unidades de transporte.
Luego del tiroteo, al mismo sector se hicieron presentes agentes de la Dirección Policial de Investigaciones y personal del Departamento de Inspecciones Oculares, como técnicos de Medicina Forense, para realizar el respectivo levantamiento cadavérico.