Enfrentados maestros por ir a «olimpiadas»

Nacionales .
Publicidad

No se descarta que el concurso para plazas docentes irá a una segunda vuelta para los que no llegaron al puntaje requerido. Las primeras tres mil plazas serían otorgadas a los profesores mejor calificados en el presente proceso, según ha trascendido.
Los docentes que aprobaron la evaluación con notas encima de 75 por ciento en Francisco Morazán, emitieron un comunicado en el que demandan que se respeten los criterios de selección y que se realice la segunda fase del concurso docente tal y como está planificada.
De su lado, los educadores que no obtuvieron los créditos necesarios para optar a un nombramiento en la estructura pública han exigido una revisión de las evaluaciones y responsabilizado a la Universidad Pedagógica por el “fracaso en el proceso de formación docente”.
¿Es cierto que lo que pretenden las autoridades de Educación es declarar nulo o fallido el concurso para dar rienda suelta a la selección de dedo de maestros que ya tienen el visto bueno de los políticos?
Estas posiciones han provocado división en el gremio de los educadores. No es la primera vez que el concurso docente resulta en un fracaso. En marzo de 2018 el Gobierno dio por nulo el proceso después de un examen minucioso.
En aquella fecha la cartera ministerial llevó a cabo una valoración técnica y un análisis legal que arrojó que lo más conducente era desarrollar un nuevo proceso que permitiera superar las debilidades del realizado en 2017.
En ese entonces, la participación se declaró inválida porque no fue convocada con la formalidad del caso en cuanto a la descripción de los puestos; tampoco existía evidencia de que la misma se hubiese realizado de común acuerdo con la Junta de Selección.
Además, se obvió la participación de una terna de especialistas en la elaboración de las pruebas de aptitud y de conocimientos en las materias básicas.
Así como ahora, la dirigencia magisterial condenó en aquel momento la decisión de las autoridades de Educación de cancelar el concurso y de darle apertura a un proceso nuevo.
Los maestros que se consideraron afectados reprocharon la manipulación que siempre ha contaminado los concursos y pidieron explicaciones sobre los 60 millones que -según se dijo- costó el proceso de 2017.
De un total de siete mil 383 plazas docentes sometidas a concurso en la segunda quincena de noviembre de 2017, cinco mil 213 puestos iban a ser otorgados para maestros de las regiones norte, insular y central.
Para los departamentos del Caribe se pusieron en disponibilidad tres mil 426 plazas, mientras que, para los comprendidos del centro, la Secretaría de Educación había abierto mil 787 oportunidades.
Hasta 2017, el plan de la Secretaría de Educación consistía en someter a concurso 1,236 plazas en la zona occidental, 642 ocupaciones para la franja oriental y 169 oportunidades en el sector sur.
Para el concurso de noviembre de 2019, la Secretaría de Educación sometió a concurso más de cinco mil plazas en los diferentes niveles de la enseñanza formal.