Atlético lleva 5 partidos sin ver la luz

Deportes .
Publicidad

La mala noticia es que el Atlético de Madrid lleva cinco partidos seguidos fuera de casa sin ganar. La buena es que tiene en su mano la clasificación para los octavos de final de la Champions League: le basta con ganar al Lokomotiv de Moscú en la última jornada. Perdió en su visita a la Juventus (1-0), un partido que tuvo un protagonista, y no fue Cristiano Ronaldo, si no Paulo Dybala.
El delantero argentino fue el mejor de su equipo. Él dio sentido al ataque de la Juventus. Suyas fueron las mejores jugadas y el gol de la victoria en el descuento de la primera parte. Dyabala superó a Jan Oblak con una falta con muy poco ángulo, casi en la línea de fondo. El portero rojiblanco no vio salir el balón y cuando se lo encontró encima no pudo hacer nada.
La mejoría del Atlético en el segundo tiempo desconectó a Dybala y le permitió dominar, aunque apenas tuvo ocasiones. La entrada de Joao Félix y Correa metió a la Juve en su área, pero el equipo rojiblanco no lo aprovechó. El cambio de Bernardeschi por Ramsey metió a la Juve de nuevo en el partido.
Maurizio Sarri, esta vez, dejó a Cristiano Ronaldo en el terreno de juego y sustituyó a Dybala para dar entrada a Higuaín. Si lo hizo, no fue por motivos futbolísticos, pues el portugués no hizo un buen partido. Su ocasión más clara fue un contragolpe en la segunda parte en que no pudo ganar por velocidad a Felipe y acabó disparando fuera. Más tarde sufrió un pisotón del central rojiblanco que el VAR revisó por si era merecedor de tarjeta roja. En la primera parte, apenas entró en juego y se dañó tras darle un patada sin querer al banderín de córner. Poco más aportó.
Cristiano llegaba al partido tras protagonizar un desplante a Sarri por ser sustituido en el clásico de la Serie A contra el Milan. Antes ya le había sentado mal ser sustituido en el partido de Champions contra el Lokomotiv.
«Mi relación con el jugador es buena. Si se enfada por una sustitución, es normal. Esta reacción, por parte de un jugador que lo ganó todo, significa que todavía tiene motivaciones. En todo caso, llevo 25 años viendo a jugadores salir del campo enfadados por la sustitución», dijo el técnico italiano antes del partido contra el Atlético. En un entrenamiento previo, se le pudo ver teniendo una larga conversación con el portugués. Contra el Atlético, jugó el partido entero. Esta vez no hubo sustitución ni cabreo. Tampoco goles.