Militares de EEUU en tareas de salud

Nacionales .
Publicidad

BASE AÉREA SOTO CANO.- Veintidós miembros del servicio militar de los EEUU asignados a la Fuerza de Tarea Conjunta-Bravo, trabajaron junto a organizaciones militares y de socorro hondureñas para llevar a cabo un ejercicio médico en el departamento de Cortés, Honduras, del 5 al 7 de noviembre.
El ejercicio, que involucró a más de 70 participantes estadounidenses y hondureños que brindan servicios médicos críticos a más de 1,000 residentes locales. También se ofreció a funcionarios hondureños y estadounidenses la oportunidad de participar en el esfuerzo combinado para mejorar la cooperación en la región y experimentar el impacto de estos compromisos médicos.
«El trabajo que nuestros profesionales médicos han estado haciendo junto con nuestros socios hondureños tiene un impacto significativo», dijo el Teniente Coronel de la Fuerza Aérea de los EE UU, Woody Caulder, subcomandante de la FTC-Bravo.
«Nos sentimos honrados de estar en la comunidad cuidando a los residentes con funcionarios médicos hondureños, ya que el compromiso de los Estados Unidos de promover la seguridad y la prosperidad continúa con nuestros socios hondureños».
Durante el ejercicio de varios días, los pacientes locales pudieron recibir atención primaria, salud preventiva y servicios dentales y de farmacia de parte del personal médico de la FTC-Bravo y profesionales médicos locales. Al asociarse con el Ministerio de Salud de Honduras para involucrar a los médicos locales en el ejercicio, el impacto se extiende más allá del último día del evento, asegurando que los residentes locales puedan beneficiarse de la atención de seguimiento en su comunidad.
«El impacto de lo que hicimos aquí los últimos días se sentirá aun después de hoy», dijo la Capitana del Ejército de EEUU, Erica Asencio, planificadora de ejercicios médicos. «Desde la entrega de suministros de maternidad muy necesarios hasta la prestación de servicios esenciales para pacientes de la nación anfitriona, nuestro equipo combinado hizo un trabajo increíble».
Los compromisos médicos, que forman parte de la iniciativa Promesa Duradera del Comando Sur de los EEUU, también beneficiaron la preparación general de los participantes al permitirles operar en lugares remotos, habilidades que son clave para apoyar las operaciones de ayuda humanitaria o de socorro en caso de desastre en cualquier momento.
«No sólo tenemos la oportunidad de construir asociaciones y comunidades vecinas más fuertes al brindar atención a nuestros anfitriones, sino que los participantes también están perfeccionando valiosas habilidades y competencias en el proceso», dijo Caulder.
La médico Dinorah Nolasco, Jefa Regional de Salud, del departamento de Cortés, dijo que esta misión médica conjunta ha brindado un gran apoyo para compensar los retos de salud que están presentes en el área.
“Con la Fuerza de Tarea hemos tenido una relación previa, organizando distintas actividades en Choloma y estaban también llegando al Catarino. Espero que ellos puedan seguirnos ayudando sobre todo en salud preventiva,” dijo Nolasco.
“Agradezco el apoyo que se nos está dando, cada colaboración que se tiene por parte de cada una de las instituciones, para nosotros es de gran ayuda. En nombre de todo el departamento de Cortés damos las gracias y esperamos poder seguir contando con su apoyo”.