Real Madrid roza el drama en la Champions

Deportes .

El Real Madrid se sigue complicando la vida en Europa. A la derrota inicial de París sumó este martes un inesperado empate en el Bernabeu ante el Brujas, el supuesto rival más flojo del grupo, un empate que aún pudo ser peor pues el equipo blanco igualó un 0-2 en contra y dio muy mala imagen en una tarde de zozobra. El Madrid se va quedando sin margen de error.

Todo lo bueno hecho por lo blancos en los tres partidos de liga precedentes se fue rápido por el desagüe. Las dudas volvieron de golpe y Zidane no está precisamente en una posición cómoda ni fuerte dentro del club. El varapalo deja a varios jugadores muy tocados; el primero Courtois, cambiado en el descanso por Zidane en una decisión que va a hacer correr ríos de tinta en una afición que añora a Keylor Navas. Oficialmente, el cambio fue por problemas estomacales. También Eden Hazard, que se tiene por galáctico y al que no hay forma de verle nada positivo. El propio Zidane queda malparado al haber dejado fuera de la lista a Bale y James tras haber perdido en París. Nadie se explica su insistencia en apostar por Lucas Vázquez, una nulidad otra vez, ni la marginación de Vinicius, ni del mismo Rodrygo.
El Madrid esperaba un partido más o menos fácil para reengancharse a la Champions y se encontró antes de los diez minutos con un duelo a vida o muerte. El gol tempranero del Brujas a la contra convirtió el Bernabeu en un amasijo de nervios.

La tarde empezó de un modo horrible para los blancos, con Lucas Vázquez perdiendo todos los balones que pasaron por él y dando pie a que el Brujas armara su contragolpe. Fue una primera parte extraña la que se vio en el Bernabeu. En su primera contra, a los nueve minutos, el Brujas marcó en un doble pase que dejó a Dennis ante Courtois. Dennis pifió el remate, pero como Courtois se había vencido a un lado, el balón entró llorando. El árbitro dio gol con suspense porque el VAR ratificó que los dos pases precedentes eran legales, el último porque Sergio Ramos estaba más retrasado.
Con mucho partido por delante el Madrid no interpretó bien lo que tenía que hacer. Encerró al Brujas en su área y aunque dispuso de bastantes remates no jugó con claridad. Su mejor ocasión del primer tiempo fue un cabezazo de Varane que obligó a Mignolet a una gran parada.

Publicidad

En pleno acoso, los blancos sufrieron una segunda estocada a seis minutos del descanso. El fallo vino por donde menos se esperaba. Modric perdió un balón en una zona de peligro ante Dennis. El nigeriano voló hacia Courtois. Corrió mal, porque se trastabilló, pero en el último momento acertó a levantar el balón y volvió a sorprender a Courtois, pitado desde ese momento por el Bernabeu. La reacción de Zidane en el descanso fue fulminante. Dejó en la caseta a Courtois y sacó a Areola. También hizo lo propio con Nacho y entró Marcelo.

El comienzo del segundo tiempo fue lo mejor del Madrid. El Brujas se asustó y se dedicó a jugar al patadón. El Madrid se metió otra vez pronto en el partido porque Ramos cabeceó el 1-2 a los 55 minutos, otro gol con polémica porque el VAR validó la posición de central de Camas. A partir de ahí el Madrid tuvo otros diez minutos buenos y se fue apagando poco a poco por el cansancio de sus jugadores. Entró Vinicius y el Brujas estiró un poco más sus líneas.

Cuando el partido parecía que podía a morir con el 1-2 el Madrid encontró el empate en un cabezazo de Casemiro que volvió a superar a Mignolet cuando el Brujas ya jugaba con diez hombres por la expulsión de su capitán Vormer. Quedaban sólo cinco minutos y alguno creyó todavía en el milagro. El Madrid lo siguió intentando hasta el final, ya muy escaso de fuerzas. El Brujas llegó más entero, pero a los belgas les valía con el empate. El Madrid terminó la noche enrabietado. Otra vez en el diván.