«Se les quitará la tos a quiénes hablaban que los muertos votan»

Internacionales Nacionales .

El presidente del CN, Mauricio Oliva, participó como invitado de honor y testigo de la firma del contrato de préstamo entre el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) y el gobierno, con el que se financiará parcialmente el Proyecto de Modernización del Documento de Identificación (Identifícate), que lleva a cabo el Registro Nacional de las Personas (RNP).
“Lo he venido diciendo, aquí se les va a quitar la tos a quienes andan con el argumento que votan las personas del extranjero y los muertos, este es un elemento más de transparencia para darle tranquilidad al pueblo hondureño”.
El contrato es por un monto de US$63.587 millones de dólares.
“Recordemos que desde el Congreso Nacional aprobamos y hemos impulsado todo el proceso de reforma del RNP, desde el momento que nombramos la junta interventora que tantos buenos resultado ha dado”, declaró Oliva.

Publicidad


Después de eso, hubo una modificación de la ley del RNP y su servidor, personalmente, se avocó al Banco Interamericano, a la Unión Europea (UE), la Organización de Estados Americanos (OEA), para que nos dieran la asesoría técnica y el respaldo financiera para lo que hoy estamos firmando.
“Agradezco a todos, por la diligencia y la celeridad con que han hecho este trabajo con el que pronto vamos a tener como resultado un sistema de Identificación Nacional”.
Oliva resaltó la importancia de llevar a cabo este proceso de identificación, no solo por la necesidad de tener una nueva identidad, si no por aspectos hasta de seguridad.
“Este es un tema también de seguridad nacional, un tema que ahora que tenemos problemas como la migración o el terrorismo, nos dará la certeza que realmente quien porte la tarjeta de identidad, es quien es”.
Acordémonos de aquella mujer palestina llamada Leila Khaled, conocida por ser la primera mujer en participar en el secuestro de un avión en el año 1969, y ella utilizó un pasaporte hondureño que fue emitido en El Progreso, Yoro, recordó.


“Para que vean qué camino hemos recorrido y lo necesario que es tener un documento seguro, certero y que no solo servirá para el proceso electoral”, detalló Oliva.
La etapa consiste en adquirir la infraestructura tecnológica para el levantamiento de la información facial y dactilar de los ciudadanos por medio del enrolamiento masivo de los mayores de 16 años, así contar con una nueva base de datos que permita la impresión de las nuevas identificaciones que cumplan con los estándares internacionales de seguridad.