Cilindros de gas ya no serán bombas ambulantes

Nacionales .
Publicidad

La iniciativa de la Secretaría de Desarrollo Económico (SDE) de reemplazar unos 10,000 cilindros de gas LPG, viejos por nuevos, reduce los accidentes en un 95%, lo que es beneficioso para los consumidores.
Así lo reconoció el presidente de la Asociación Defensora de la Canasta Básica de Honduras (Adecabah) Adalid Irías, luego de informar que el proyecto en la primera fase consiste en cambiar unos 10,000 “chimbos” de gas viejos por nuevos.
A continuación, Irías mencionó las ventajas de los nuevos recipientes de gas que se utilizan en las cocinas.
Los nuevos “chimbos” ya no traen la válvula de cierre rápido o de presión que se conoce como “sapo”, explicó Irías.
La nueva válvula es de rosca que viene precedida de otra que el cliente la puede regular, indicó.
“Los nuevos chimbos son de mejor calidad y más resistentes a los golpes”, afirmó.
Incluso, la manguera viene recubierta por tres capas, según el defensor de los consumidores.
“Por consiguiente y de acuerdo a las verificaciones que hicimos, los nuevos chimbos reducirán los accidentes en un 95%”, reiteró.
El cambio lo realizan en forma gratuita y se hace con sólo entregar el chimbo viejo y recibe el nuevo, aseguró.
En la actualidad, se han acumulado unos 2,940 chimbos viejos, precisó.
Cuando la cifra llegue a los 3,000 cilindros, en un evento supervisado por la SDE y empresas del rubro se procederá a su destrucción, indicó.
Las mismas autoridades certificarán el hecho, a fin de garantizar que los “chimbos” obsoletos no sean reutilizados, según el dirigente.
La que está asumiendo todos los costos de la operación es la SDE, “con la finalidad de proteger la integridad física de centenares de usuarios”, admitió.
El programa se hace en conjunto con las cuatro empresas que se dedican a la distribución de gas, reveló.