Tottenham en la lista de milagros

Deportes .
Publicidad

No habíamos visto todo en la Champions más extraordinaria de la historia. No habíamos visto todo del gran Tottenham de Pochettino, un equipo irreductible a los mandos de un entrenador irreductible.
En Ámsterdam ocurrió el último milagro de esta Copa de Europa alucinante, el último milagro del Tottenham. Todos hablaban y hablábamos del Ajax, menos el conjunto ‘spur’.
Ni siquiera se detuvo a ver el espectáculo con un 2-0 al descanso. El Tottenham estaba a tres goles y los consiguió, el último de Lucas Moura en el minuto 96.
El Ajax ya se veía en la final del Wanda. Hacia allí iba a ir en la alfombra roja que había colocado cargándose a los más duros del lugar, el Real Madrid, la Juventus. Tenía tres goles de colchón y faltaban 45 minutos. Pero hubo un problema y era gordo. Por allí estaba el Tottenham de Pochettino, que no estaba para elogios y adorar lo bueno y bonito que es el equipo de Ten Hag.
Lucas Moura, protagonista por la baja de Harry Kane, igual de importante que el estadio, metió tres goles para escribir con letras de oro el último milagro de la lista. Escrito queda en una entrada de lujo para la final del próximo 1 de junio en Madrid. La final de la Copa de Europa, la primera de toda la historia para el Tottenham Hotspur. De milagro en milagro.
Llegar a la final sin su gran estrella y referencia ofensiva
Harry Kane hizo saltar las alarmas en el partido de ida de cuartos de final ante el Manchester City. Un pisotón de Delph lo obligó a abandonar el partido en el minuto 58. El Tottenham se quedaba para lo que restaba de Champions sin un jugador que sumaba 17 goles en Premier y cinco en Champions. Su goleador, su ‘9’ de mayores garantías, el jugador franquicia de los ‘Spurs’. Desde entonces, entre Son, Llorente y Lucas Moura se las han apañado para suplir al punta inglés.
A la final sin gastar un solo euro en fichajes
El verano y el invierno del Tottenham en lo que al mercado de fichajes se refiere fue una travesía por el desierto. Nada de nada. Los ‘Spurs’ no realizaron ni una sola incorporación, no lucharon por reforzar su plantilla, optaron por quedarse como estaban. Raro, casi inexplicable para un equipo que afrontaba tantas competiciones, y con ciertas aspiraciones. Al final se demostró que que no siempre con cartera se hacen los equipos ni se construyen las ilusiones.
Fernando Llorente estaba con pie y medio fuera del Tottenham. Hasta el día que pisó el césped en el Etihad para ser el héroe de los cuartos de final, el delantero español había jugado 42 minutos en toda la Champions. Lucas Moura llegó a entrar en las quinielas de posibles movimientos de los ‘Spurs’ durante esta temporada. No terminó de consolidarse en el once y fue la variante táctica de Pochettino cuando se lesionó Kane. En Ámsterdam firmó un ‘hat-trick’ histórico e irrepetible.
El gol de Llorente y el VAR salvador en el último suspiro
En cuartos de final el Tottenham fue capaz de eliminar al Manchester City de Guardiola, favorito en las quinielas, grande de Inglaterra pero todavía no de Europa. Los ‘spurs’ ganaron en la ida, pero en la vuelta se vieron perdiendo 4-2 a falta de poco más de un cuarto de hora. Hasta que marcó Llorente con lo que fuera. El triunfo se concretó en el último suspiro gracias al VAR, que anuló un gol de Sterling que habría metido al City en semifinales.

La segunda parte y el 96′ de Ámsterdam
A la final también se metió al final, minutos de agonía que merecieron la pena. El gol de Lucas Moura en el 96′ vino acompañado de una prodigiosa reacción en la segunda parte con tres tantos, los que necesitaba para cerrar la lista de sus milagros. Hasta Madrid.