Tomó su último trago

Nacionales .
Publicidad

Un campesino murió ayer trágicamente después de ingerir un herbicida de forma accidental porque creyó que era ua bebida alcohólica en Alubarén, Francisco Morazán.
El fallecido es el agricultor Ramón Renato Pérez (54), residente de la aldea Jícaro, Alubarén.
El percance sucedió el lunes anterior, cuando Pérez se levantó de dormir en horas de la madrugada.
Supuestamente, como la vivienda estaba a oscuras Pérez con las ansias de sacarse la “goma”, porque había estado tomando bebidas alcohólicas el día anterior, agarró una botella pensando que era aguardiente.
Desafortunadamente en la botella no había “guaro”, sino que estaba llena de gramoxone o herbicida.
Tras el fatídico accidente el campesino comenzó a arrojar y tener otros síntomas de intoxicación y fue trasladado al Hospital Escuela Universitario (HEU), en Tegucigalpa.
Lamentablemente, tras permanecer tres días en Cuidados Intensivos ayer por la mañana falleció, a consecuencia del envenenamiento.