Nacionales

1,200 millones se pierden por hurto y mala facturación

0

Quizás los cálculos sean someros, pero se sabe que al menos 40 millones de lempiras se pierden diariamente como producto del hurto, errores de facturación y malos cálculos de consumo.

La Comisión Interventora de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica estima que la mora de los abonados, principalmente empresarios, industriales y altos funcionarios gubernamentales asciende a 9,000 millones de lempiras.

Los críticos han manifestado de manera tajante que ojalá no sea solamente un discurso rayado, sino una acción que sea llevada a la ejecución implacable.

La Comisión Interventora ha reiterado desde que tomó el mando la semana anterior que suspenderán el suministro de manera indistinta a los morosos del sector privado y público.

Otro de los grandes males de la estatal eléctrica es el alto costo de generación de energía y que ha causado un enorme desequilibrio, porque la ENEE compra a un precio muy elevado y lo factura a un valor menor.

Hasta ahora, unas 30 empresas de San Pedro Sula, Cortés, están intervenidas por robar energía eléctrica, aunque se había mencionado que ese número ascendería a 40 negocios, principalmente grandes.

Hasta agosto de 2019 se calculaba que por hurto de energía, la empresa dejaba de recibir 50 millones de dólares al mes, equivalentes a más de 1,200 millones de lempiras.

Cada 30 días ingresan al sistema unos 800 millones de kilovatios y, de esta potencia, se pierden entre 220 y 240 millones de kilovatios, valorados en 50 millones de dólares.

Los personeros que están al frente del nuevo esfuerzo para salvar a la empresa, han advertido que se acabó el tiempo de beneficio para los empresarios y políticos que han negociado contratos “oscuros” y “abusivos”.

Todavía está en el aire una pregunta: ¿Cómo se explica que la demanda de energía es de unos 1,300 megavatios, pero se ha negociado la compra de 3,600 megavatios y la posible contratación de otros 240 megavatios?

La revisión de los contratos de energía eléctrica no solamente depende del sector privado, han expuesto los generadores de potencia, en respuesta a una de las principales demandas del proceso de intervención de la ENEE.

La misión es poner orden, recuperar la credibilidad de la institución y generar una competencia sana que dé lugar a la soberanía energética de Honduras.

You may also like