Paran mareros de "la 18" antes de cometer masacre - HonduNews

Paran mareros de “la 18” antes de cometer masacre

Nacionales .
Publicidad

Cuando pretendían perpetrar una masacre, ocho peligrosos miembros activos de la pandilla 18, fueron capturados en San Pedro Sula, Cortés, tras un trabajo de investigación y seguimiento por parte de agentes de la Policía Nacional.

Los sujetos iban fuertemente armados a cometer el crimen múltiple en un sector de la zona norte del país, se indicó.

Entre los capturados se encuentra, según los agentes antipandillas, el jefe de esa asociación ilícita que opera en la zona de la Lima, Cortés, identificado como Anthony Cantarero, quien recientemente fue liberado de la cárcel de máxima seguridad de Ilama, Santa Bárbara, denominada como “El Pozo I”.

Las capturas fueron ejecutadas la tarde de ayer tras reportarse a la central de comunicaciones del Sistema de Emergencias 911 que a bordo de dos vehículos se transportaban varios individuos de conducta rebelde y sospechosa. Además, según el sistema de monitoreo los carros habían sido usados para cometer varios delitos en la zona norte del país.

PERSECUSIÓN

Por tal razón, varios agentes asignados a la Unidad Metropolitana de Prevención 7 (Umep-7), comenzaron con la ubicación de los individuos, registrándose una posterior persecusión.

Luego del seguimiento, los efectivos lograron intervenir un vehículo gris marca Toyota, estilo Pontiak Vibe, con cinco sujetos a bordo, al momento que se conducían por la 27 calle, a la altura de la Central de Abastos.

Simultáneamente, el segundo vehículo identificado y reportado -tipo turismo, color negro, marca Honda- fue requerido en las cercanías del sector conocido como “Los Bordos” de la colonia Los Ángeles, cerca del edificio donde funciona la Dirección Departamental de Educación.

En ese automotor se transportaban tres miembros de la pandilla 18, todos detenidos al momento por los policías encargados del operativo.

HASTA LOS “DIENTES”

Al momento de la captura les decomisaron ocho armas de fuego, seis fusiles de asalto tipo AR-15, un Galil y otro tipo Beretta.

Además, los malvivientes andaban armados con dos pistolas automáticas y en poder de cuatro chalecos antibalas con las iniciales de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI).

Asimismo, les requisaron una mochila, teléfonos celulares y los vehículos utilizados para cometer diferentes ilícitos en la zona.

Según posteriores investigaciones, supuestamente los ocho delincuentes al momento de ser detenidos se dirigían a ejecutar una masacre en contra de rivales, supuestamente en venganza por haber perdido a varios de sus compañeros en ataques de otros grupos ilícitos que operan en el norte del país.

Tras su detención, todos los pandilleros fueron trasladados a la Fiscalía correspondiente en cumplimiento con el procedimiento por estar acusados de portación ilegal de armas y asociación ilícita.