Matan taxista frente a niño - HonduNews

Matan taxista frente a niño

Nacionales .
Publicidad

Un desconocido a bordo de una motocicleta mató ayer a balazos a un taxista frente a un menor de 13 años de edad que viajaba de pasajero en la unidad de transporte, a menos de una cuadra policial de la colonia La Rosa, zona sur de Comayagüela.
La víctima es René Espinal Izaguirre, de 55 años de edad, originario y residente de la misma zona donde perdió la vida de al menos tres disparos y se dedicaba a conducir el taxi registro 5767, teniendo muchos años de ganarse la vida en el rubro transporte.
El ataque sucedió ayer a las 2:30 de la tarde, cuando el motorista transitaba por la calle principal de La Pradera que da acceso a la colonia La Rosa, con rumbo al centro capitalino.
Cuando el conductor transitaba por una intersección que une las calles de las colonias La Rosa y La Pradera, lo interceptó un hombre a bordo de una motocicleta oscura, quien sin mediar palabras por el vidrio lateral se le acercó y le comenzó a disparar sin piedad alguna, infiriéndole al menos tres disparos en la cabeza que le quitaron la vida de manera instantánea.
Al desalmado pistolero no le importó que en el asiento delantero para pasajeros iba sentado un menor de edad, a quien el taxista iba a dejar dos veces por semana a una cancha deportiva para que el niño practicase fútbol en una institución dedicada a ese deporte.
VELOZ FUGA
Luego de cometer el crimen, el motorizado emprendió velozmente la fuga con rumbo hasta ayer desconocido. Por su parte, Espinal Izaguirre yacía inerte en el asiento del conductor de la unidad de transporte.
El taxista presentaba tres impactos en la cabeza, de arma automática calibre 9 milímetros.
Al sector, rápidamente llegaron varios elementos de una posta policial ubicada en la misma cuadra donde perdió la vida el “ruletero”, cuyos agentes se dedicaron a cuidar y resguardar la escena del crimen.
Aparentemente, el criminal se aprovechó que unos policías militares se encontraban al interior del instituto polivalente “Saúl Zelaya” y por eso pudo cometer el crimen.
Minutos después a la escena del hecho llegaron varios parientes del ahora occiso. Los familiares, al ver a su ser querido desesperadamente se abalanzaron sobre el cadáver ya inerte.
Momentos de auténtico y desgarrador dolor se vivieron en la entrada a la colonia La Rosa, por parte de los dolientes que entre sus llantos y gritos, clamaban justicia.