Luto y destruccion dejan lluvias en el norte de Honduras

Nacionales .

Tegucigalpa, Honduras.

Al menos cinco muertos, 500 familias damnificadas y 386 viviendas afectadas, es el reporte preliminar de las lluvias que han azotado la región norte de Honduras, informó ayer la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco).

Luis Espinal, subjefe de Operaciones de Copeco, indicó que hasta ayer se reportaban cinco personas muertas de una misma familia en la aldea Montes de Sinaí, en el municipio de Omoa, Cortés. Espinal agregó que debido a esta masa de aire frío se reportan más de 500 familias afectadas.

Sin embargo, esta cifra puede aumentar. El informe de Copeco reporta un total de 10 casas y un puente destruidos, tres carreteras afectadas, entre ellas, la CA-13. Además, se reportó un deslizamiento y ocho comunidades incomunicadas.

Espinal informó que en los departamentos donde Copeco ha emitido alerta verde y amarilla ya se han evacuado más de 200 familias y se ha albergado a otras 986 personas.

Carlos Canales, pronosticador de turno de Cenao, confirmó que no se prevén más lluvias durante los próximos días y el resto del fin de semana en Tegucigalpa, y de presentarse algunas, serán ligeras.

El mismo pronóstico se prevé para Atlántida, Colón, Cortés, Islas de la Bahía y Gracias a Dios. “Hay una mejoría sustancial para la gente de Omoa, las lluvias bajarán en intensidad”. Sin embargo, los pobladores de este municipio “deben estar atentos a las recomendaciones de los comités de emergencia locales”, agregó Canales.

El presidente Juan Orlando Hernández anunció la creación de una comisión liderada por la designada presidencial María Antonia Rivera para supervisar el impacto de las inundaciones en Omoa y asegurar atención digna para los damnificados.

También ordenó supervisar los daños en la carretera CA-13 e instruyó a la compañía constructora que inicie su inmediata reparación