Exhibirán “Sábana Santa” en Honduras

Nacionales .

Una réplica de la sábana que envolvió el cadáver de Jesús será exhibida en Honduras, en un evento único, a través del cual los hondureños podrán renovar su fe y los conocimientos alrededor de este icónico símbolo cristiano, según los organizadores.
Las Sábana Santa, conocida también como Síndone, será exhibida en Expocentro de San Pedro Sula, los días 14 y 15 de agosto; y del 29 al 10 de septiembre, acompañada de conferencias en jornadas de 9:00 de la mañana, 3:00 de la tarde y 7:00 de la noche.
El sudario será trasladado a Tegucigalpa para presentarlo al público en la Basílica de Suyapa, entre el 17 y 27 de agosto, con las mismas conferencias y en los mismos horarios a cargo de los doctores Bruno Barberis y Petrus Soons, quienes explicarán los rasgos más significativos del sudario.
El comité organizador, encabezado por el empresario Jorge Canahuati, destacó que se trata de un evento que, en América, solo se ha repetido en Panamá, Argentina y México.
En conferencia de prensa, en el atrio de la Basílica de Suayapa, Canahuati resaltó los esfuerzos del comité y las gestiones del cardenal, Óscar Andrés Rodríguez, para montar la exposición en Honduras con el nombre ¿Quién es el hombre detrás de la Sábana?
La iniciativa, dijo, fue producto de un viaje reciente, con su esposa Carolina, a Turín, y consideró oportuno compartir de alguna manera la experiencia de fe con los hondureños.
La exposición cuenta con el apoyo de empresas y personas de Italia, Holanda y Panamá. Al final de la misma, la réplica será donada al Santuario de Suyapa, por la Arquidiócesis de Turín, donde se guarda la original, que a lo largo de la historia del cristianismo ha resistido a cuestionamientos de veracidad, ataques de bombas, robos e incendios.
¿SE TRATA DE JESÚS?
Conforme a la tradición cristiana, en especial la Católica, la sábana envolvió el cadáver de Jesús una vez que fue bajado de la cruz, a petición de José de Arimatea, quien luego lo depositó en un sepulcro nuevo excavado en una roca.
De ahí, conforme a los evangelios, Jesús resucitó al tercer día dejando únicamente el manto que a lo largo de más de dos mil años pasó a ser venerado por reyes, papas, santos y creyentes de toda clase y condición.
A pesar de la crítica y la duda, los científicos y médicos han llegado a la conclusión que la huella en el manto es de un hombre torturado, lleno de heridas, de 30 años de edad, caucásico, entre 1,81 y 1.86 metros de estatura y ochenta kilos (más de 170 libras). En resumen, un cuerpo humano atlético.
“Contestando a la pregunta de la exposición, ¿quién es el hombre de la sábana?, se trata de Jesús, sin duda alguna, para nosotros los creyentes”, dijo por su parte el sacerdote Juan Ángel López, portavoz de la Conferencia Episcopal de Honduras.
El líder religioso aclaró que la sábana no debe ser confundida con el Manto Sagrado o el Sudario de Oviedo, otras de las vestimentas relacionadas con la vida de Jesús, según los textos bíblicos.